Tres cosas de las que tenemos que deshacernos

  1. Llamarle a cualquier fecha con nombres como 22J, 23M, 8F, etcétera. Es un recurso usado hasta el hartazgo, es confuso, hay varios meses que empiezan con la misma letra y no va a ayudar a “viralizar” tu movimiento.
  2. Llamarle a cualquier proyecto de ley con sobrenombres como Ley Chehade o Ley Beingolea. Es antojadizo, aleatorio y hasta desinformado en muchos casos (ej. la Ley Beingolea no fue escrita por Alberto Beingolea, la Ley Sinde usaba por alguna razón el segundo apellido de la ministra González Sinde). Lo único que logramos con eso es dar espacio a que respondan a nuestras críticas diciendo: este tonto no sabe ni quién firmó el Proyecto de Ley.
  3. Copiarnos todo de España. Basta, en serio, basta. Supérenlo.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: