Aplicaciones para tomar taxis en Lima

Durante los últimos meses, casi todas las personas que conozco en Lima han pasado de llamar taxis por teléfono a hacerlo a través de alguna de las varias aplicaciones que existen. Con la reciente entrada oficial al país de Uber, es un mercado que va a ir dinamizándose mucho y que puede tener un impacto muy positivo en los niveles de seguridad, calidad del servicio y tarifas del servicio de taxi en una ciudad tan caótica como Lima.

Yo no tengo auto y me movilizo a diario principalmente en taxi. He usado por un buen tiempo todas las aplicaciones existentes en Lima y algunas otras del extranjero. Esta es mi comparativa.

Un par de advertencias menores

Estos servicios de taxi no compiten directamente con los servicios de taxi de la calle. En Lima cualquier cosa con tres de las cuatro ruedas en regular estado puede pretender ser un servicio de taxi. Solo en Lima, hay más taxis en la calle que en New York o en Madrid. El gran número de unidades existentes genera una intensa competencia a nivel de precios. Por lo que un taxi de agencia o de aplicación, que ha pasado ciertos controles de seguridad, tiene los papeles en regla, tiene que pagar una comisión a la agencia y al menos tiene las ventanas funcionando siempre va a ser más caro. Por ende, no creo que los servicios de taxi de agencias o a través de aplicaciones vayan a desaparecer el servicio de taxi callejero, pero quizás sí puede marginalizarlo. De la misma manera en que en muchas ciudades la entrada de más taxis termina por circunscribir el servicio de mototaxis a las periferias.

Una advertencia mayor

Las empresas detrás de estas aplicaciones no son agencias de taxi ni empresas de transporte de ningún tipo. Es decir, legalmente no son equivalentes a los recordados Tatataxi o Taxi Seguro. Eso significa que cada taxi es de propiedad y responsabilidad de personas jurídicas distintas de la que controla la propia aplicación. Esto es importante de cara a la responsabilidad por daños o por protección al consumidor. Si alguien sale herido en un choque, le roban, lo secuestran o le brindan un mal servicio a bordo de un taxi solicitado a través de estas aplicaciones, los únicos legalemente obligados a responder son el conductor del vehículo y la persona natural o jurídica a quien pertenezca la unidad. Uber, Easy Taxi, Taxi Satelital o Cabify se definen en su letra chica como servicios de reserva de taxis más no de transporte. Aunque en algunos casos ofrezcan garantías como la devolución del dinero o te ofrezcan disculpas públicas, realmente lo hacen solo de buena onda. No están legalemente obligados a hacerlo.

Taxi Satelital

Hasta antes de la llegada de Taxi Satelital al país, llamar un taxi por teléfono significaba esperar un par de horas para que el taxi llegue por ti. Taxi Satelital redujo significativamente los tiempos de espera y le agregó al servicio la garantía de que la unidad era controlada a través de un sistema de rastreo satelital desde la central. Desde hace más de un año, la empresa cuenta con una aplicación para móviles. Hasta hace poco, el principal problema del servicio era su centralización. Cuando haces el pedido por teléfono, tu interacción no es directa con el taxista sino que pasa por una central que “despacha” los pedidos. En la nueva versión de la aplicación, puedes enviar tu pedido y este es tomado por los taxistas cercanos aunque su interfaz y lógica de funcionamiento deja muchísimo que desear. Actualmente, solo lo uso cuando voy al aeropuerto, porque tiene una buena tarifa y porque me permite programar un recojo para cierta hora en el futuro. Algo que la competencia no ofrece.

Por lo demás, las unidades son bastante estándar, las tarifas no están muy difundidas y los choferes las aplican a su discreción. Otra elemento interesante es que no todos llevan consigo comprobantes de pago tributariamente válidos. Creo que lo mejor que tienen a su favor es la puntualidad en el recojo programado.

Por estas razones, sospecho Taxi Satelital ha perdido con mucha rapidez el mercado de personas entre 18-35 años con smartphone, un público que dominaba hace algo más de un año. La reciente actualización de su aplicación deja mucho que desear en términos de usabilidad, diseño y funcionamiento. Es increíble cómo Taxi Satelital ha perdido este público en tan pocos meses no solo por la llegada de la competencia sino por su reticencia a invertir en una mejor aplicación.

EasyTaxi

EasyTaxi es la aplicación más usada entre quienes conozco y solo funciona como aplicación. No tiene un servicio telefónico. A su favor, tiene el gran número de unidades, la discutible sencillez de su aplicación y tarifas más económicas que la competencia.

Dicho esto, sus unidades y conductores varían mucho desde los que son súper profesionales y amables hasta los que no lo son. Hace poco, un conductor de EasyTaxi estaba tan interesado en registrar el servicio que empezó a escribir en su cuaderno mientras conducía en una curva. Otro punto en contra es la casi absoluta discrecionalidad con la que se aplican las tarifas. Si bien existe un tarifario, solo desde hace unas semanas la aplicación te permite calcularla, por alguna razón las pantallas están en portugués y, obviamente, ese cálculo solo es aproximado. Quizás lo que más me molesta del servicio es tener que escribir la dirección completa del sitio desde donde quiero que me recojan, pese a que ya le dije a la aplicación mi ubicación exacta en el GPS. Peor aún, algunos conductores están tan poco preparados que terminan llamándote para que les indiques dónde estás pese a que tienen la dirección y un pin en el mapa.

Dicho esto, su principal punto a favor es el número de unidades disponibles. Esa es una ventaja competitiva muy débil en una ciudad con tantos taxis en la calle y un público dispuesto a pagar. Si bien sus tarifas son más económicas, realmente no son mucho más baratas que el resto y en distancias cortas la diferencia está alrededor de los 5 soles. Si hay una empresa que debería de estar sudando frío por no convertirse en el próximo Taxi Satelital es esta.

Cabify

Esta aplicación está en el mercado local hace varios meses pero conozco muy pocas personas que la usan. Su principal ventaja competitiva es la posibilidad de pagar el servicio con tarjeta de crédito, eliminando la necesidad de llevar dinero durante el viaje. Supuestamente, su diferencial es la calidad de los vehículos y, en virtud de ellos, pretenden apuntar a un público más upscale.

En mi limitada experiencia con la aplicación, las tarifas son bastante mayores a las de la competencia, los taxis no son nada que no se pueda conseguir en la calle y su sistema de pagos deja mucho que desear. Desde el punto de vista de la viabilidad de su negocio, el hecho de que usen un sistema de tarifas por distancia y tiempo tipo taxímetro asegura que puedan cobrar tarifas proporcionales. Este es un elemento que afecta consistentemente a las dos empresas anteriores en una ciudad con un tráfico impredecible.

Personalmente, dejé de usar la aplicación cuando me empezaron a imputar cargos a mi tarjeta por viajes que no había hecho. Logré resolver el tema en el banco pero ahí terminó mi relación con esa empresa.

Uber

Es la empresa más reciente en llegar a nuestro mercado aunque es un jugador bien establecido en países como Estados Unidos. Sin duda, tiene la mejor aplicación del grupo en términos de usabilidad, estabilidad y frecuencia de actualización. También es una de las mejor pensadas en términos de tarifas. Ha preferido no usar un tarifario fijo para la mayoría de sus rutas sino usar un sistema que cobra por distancia y tiempo de ocupación. Esto les asegura que sus tarifas sean siempre proporcionales, independientemente fijadas y transparentes al usuario. Además, aunque todavía no está vigente en Perú, también tienen un sistema que multiplica la tarifa en momentos y lugares de escases. Otra gran ventaja es la posibilidad de poder pagar todos los viajes directamente desde una tarjeta de crédito, algo que hasta antes de la entrada de Uber solo ofrecía Cabify. Las unidades están en buen estado y muchas cuentan con lunas polarizadas, algo que puede ser muy útil si pretendes abrir un laptop o sacar un iPad mientras viajas por Lima.

Un problema que necesitan resolver en Perú es que los conductores aprendan a terminar el viaje en el punto real de llegada. Ya me ha sucedido que cancelan el viaje un poco más allá y terminan cargándome a la tarjeta un precio mayor. Otro problema es la reducida flota de unidades que manejan, haciendo que sea bastante complicado conseguir un taxi fuera de Miraflores o San Isidro.

Dicho todo esto, realmente no he encontrado una aplicación en la que pueda confiar con frecuencia, viaje cómodo y tenga tarifas adecuadas. Uber es realmente la que más se acerca a este óptimo, si es que lograra tener más unidades en sitios que no son el Parque Kennedy. Todas las demás creo que necesitan trabajar bastante en entrenar a sus conductores, manejar en forma transparente y predecible el cálculo de tarifas e invertir más de lo que están haciendo en tener aplicaciones mejor diseñadas.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: