Mis conciertos favoritos del 2017

Mis conciertos favoritos del 2017

Este año debo de haber visto unas cien bandas entre California y Lima. Sin embargo, siempre me sorprende que algunos de los conciertos que más me terminan gustando son aquellos que no espero: de bandas que he visto muchas veces o de bandas que no conozo de ningún lado. Mientras que mi lista del año pasado estaba llena de bandas nuevas, este año la nostalgia ha hecho sus efectos y me ha llevado a disfrutar más de shows de bandas conocidas. Estos son los que más me gustaron.

  1. Los Fabulosos Cadillacs (en Centro Cultural Lima, Chorrillos, Octubre). Este año se llevó a cabo la primera edición de este festival argentino en Lima con una calidad de producción y organización superiores al estándar local. Aunque fui por ver a Attaque 77, mi voz se la llevó una banda de la que no esperaba tanto. Los Fabulosos tocaron un show de casi dos horas lleno de hits con una energía increíble para una banda que lleva tanto tocando junta. Además, su condición de banda de cierre de un festival gigante les hizo la justicia en términos de público y sonido de la que tanto adolecieron sus presentaciones anteriores en Lima. Su rendición de Carnaval Toda La Vida tiene que ser uno de los momentos que más atesoro de este año.
  2. Flaming Lips (en Fox Theater Oakland, CA, Junio). Fue la segunda vez que los vi en vivo, luego de brevísimo show en Lollapalooza Chile del 2011. Pocas bandas de la actualidad pueden ofrecer inicios tan mágicos y poderosos que la suite del Raise For The Prize y Yoshimi Battles… Part I tocadas juntas, en un escenario que se viene abajo de confetti, globos multicolores y psicodelia. Es cierto que los Flaming hace un tiempo andan explorando rumbos musicales irregulares, pero su puesta en escena está tan perfeccionada que en sí misma está a la altura de sus mejores trabajos.
  3. Jens Lekman (en The Independent, San Francisco, Marzo). El disco de Jens fue mi favorito de este año y este show fue súper especial porque finalmente pude verlo en vivo luego de escuchar su música durante más de diez años. Un show muy equilibrado y perfectamente llevado con la personalidad tímida e irónica por momentos de Jens. Momento favorito: la transición de To Know Your Mission a The Opposite of Hallelujah.
  4. Attaque 77 (en Centro Cultural Lima, Chorrillos, Octubre). Esta es una de mis bandas favoritas de toda la vida y esta es la quinta vez que los veo. Creo que es el show más sólido que les he visto desde que se fue Ciro. Potente y generoso para ser un set corto de festival. Lo que más me sorprendió es la entrega de la gente, que pensé que iría solo a escuchar los hits y se sabía de memoria Espadas y Serpientes. Confieso que sigo como un devoto los videos de los coqueteos que está haciendo Ciro por volver a la banda y que si regresan viajo al show de reencuentro como sea. Este año cumplí 30 años y esta banda también. De una forma tonta e inexplicable, siento que así como esta banda se está reivindicando con su público quizás yo también.
  5. The Mountaing Goats (en The Fillmore Theater, San Francisco, CA, Junio). Durante mis últimas semanas en California tuve la suerte de ver con muy pocos días de diferencia a varias de mis bandas favoritas como Conor Oberst, los Magnetic Fields, Jesus and Mary Chain y a los Mountain Goats. De todas, me quedo con los Mountain Goats y ese maravilloso viaje de fuerza por el que me llevó. John Darnielle es un hermoso nerd y es maravilloso que existan lugares en el mundo llenos de gente grande, gorda, sensible y tan orgullosa de sus inseguridades cantando a todo pulmón las canciones de los Mountain Goats así sea tan lejos de mi casa.
  6. Rostam Batmanglij (en The Independent, San Francisco, CA, Junio). Me dio mucha pena que Rostam se vaya de Vampire Weekend. Sin embargo, el hermoso disco que sacó con Hamilton Leithausser y su nuevo disco solista me reconfortan y me hacen pensar que quizás hay un mundo donde él y los Vampire Weekend siguen haciendo grandes canciones. Fue genial verlo tocar en vivo su nuevo disco y cantar Young Lion de Vampire Weekend, una canción que la banda nunca tocó en vivo y que resuma Rostam por todos lados.
  7. Villa Cariño (en Sargento Pimienta, Barranco, Noviembre). Segunda vez que veo a esta banda que a veces pienso que es un placer culposo en mi playlist y otras veces que es una genuina buena banda de pop. Los chilenos dieron nuevamente un show mucho más grande que el espacio en el que les tocó actuar y el público estuvo recontra entregado. No sé si tengo un muy mal concepto del público limeño o es que en los últimos años el streaming y los smartphones nos están dando una nueva generación de amantes de la música independiente muy entregados.
  8. Weezer (en Shoreline Amphiteater, Mountain View, CA, Julio). Ver a Weezer era otra gran deuda pendiente que me tenía a mí mismo. Aunque disfruté mucho del show, quisiera escuchar a Weezer tocar dos, tres o cuatro horas seguidas. Siento que faltaron demasiadas canciones, que el Shoreline Amphitheater y su disposición de graderías no se presta para un concierto de rock y que estaba demasiado lejos. Ojalá tenga la chance de volver a verlos pronto.
  9. Arcade Fire (en Parque de la Exposición, Lima, Noviembre).
  10. Whitney (en Bazar, Miraflores, Noviembre)

Ránkings de años anteriores 2013, 2014, 2015, y 2016.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Up Next:

Mis discos favoritos del 2017

Mis discos favoritos del 2017