Mis discos favoritos del 2020

Yo sé que suena redundante pero este año la música ha cumplido un rol demasiado especial en mi vida. En un año en el que he pasado la mayor parte del tiempo solo, la música ha sido ese escape emocional y esa bocanada de aire fresco de mi día. A veces en casa y más recientemente en caminatas diarias por mi barrio sin ningún rumbo, solo escuchando música. Porque he recurrido a la música como un refugio, creo que este año he escuchado mucho menos música nueva que antes. Entre los lugares cómodos y conocidos a los que he vuelto muchas veces este año están obviamente el Una semana en el motor de un autobús de Los Planetas, el Tan simple como el amor de La Casa Azul, el Un soplo en el corazón de Family, y nunca ha fallado en levantarme el ánimo el primer disco de LCD Soundsystem.

Pero realmente este año ha salido mucha música muy buena. De hecho, varios artistas han sacado hasta más de un disco en un esfuerzo por compensar todo lo demás terrible que ha pasado a nuestro alrededor. Un año más y sin ningún criterio más allá de mis propias obsesiones, esto es lo que más me ha gustado de lo que ha salido este año:

1. Bad Bunny – YHLQMDLG (Rimas)

Este ha sido el año de Bad Bunny y él se ha encargado de asegurárnoslo con TRES discos publicados al inicio, a la mitad, y al final del 2020. El YHLQMDLG es probablemente es su disco más compacto y es un tributo al sonido del reggaeton clásico con el que Benito creció en Puerto Rico. También es el disco suyo que vamos a recordar más intensamente porque hoy se escucha como la banda sonora de las primeras semanas de la cuarentena: la de noches confundido tratando de leer noticias, con miedo de salir a la calle, buscando dónde comprar comida, en videollamadas con amigos, intentando convencernos de que todo era real. Mucha gente se sorprende cuando les digo que me gusta Bad Bunny y siempre les explico que es porque me parece el artista que mejor ha portado la actitud del punk al género urbano. En el YHLQMDLG están presentes el arrebato y la fuerza del hip hop de un par de cajas de ritmos pero también el sentimentalismo y la nostalgia del pop. Desde ese punto de vista, este disco es un pequeño universo de sonidos viejos y nuevos, o de sonidos viejos interpretados por la nueva generación. No sorprende que la coda de esta trilogía haya sido El Último Tour del Mundo escrito precisamente desde un futuro alternativo, que tiene esa bellísima canción con Rosalía que es de lo mejor que se ha hecho este año en Español. (Spotify, Apple Music)

2. Phoebe Bridgers – Punisher (Dead Oceans)

Suena como una locura pero el disco de Phoebe Bridgers es para mí la contracara perfecta del YHLQMDLG. Están presentes los mismos sentimientos, la misma desorientación del desapego que crece, la cotidianidad de la soledad, y la dolorosa formación de nuevas rutinas tras una ruptura. Phoebe saca esos sonidos del ambiente de una habitación y los pone en el patio, no tiene miedo de subir el volumen, y de permitirse sanar en público reconociendo su vecindario, su auto, un viaje en carretera. El buen arte es como un espejo donde podemos vernos y reconocernos sin importar que seamos distintos o estemos en etapas distintas de la vida. Este disco me ha hablado muy de cerca pero también me ha hecho pensar en amigas y amigos cuyas vidas veo de lejos transitar por órbitas paralelas. (Bandcamp, Spotify, Apple Music)

3. HAIM – Women in Music Pt. III (Universal)

Las HAIM han madurado mucho su sonido desde ese primer conjunto de canciones pop del Days Are Gone (2013). No solo son mejores haciendo canciones sino que sus canciones beben de más lugares: desde la Americana hasta el slacker pop. Está muy clara la curiosidad musical y la superposición de sonidos de Rostam Batmanglij en muchos tracks pero también se evidencia la impronta de las hermanas Haim por crear un sonido propio. (¿Es el Father of the Bride de Vampire Weekend la contrapartida de este disco?) Una vez más, un sonido nostálgico, que me hace recordar a una radio vieja, a una canción que suena en un casete. (Spotify, Apple Music)

4. Soccer Mommy – Color Theory (Loma Vista)

Otra chica singer songwriter muy joven, muy talentosa y con muchísmo que decir. Letras muy personales, mucha sensibilidad para los arreglos y una voz que parece venir de un sitio más profundo que los pulmones o cuerdas vocales de Sophie. Este disco te jala cada vez más dentro de un espiral de historias de crisis, desencuentros, momentos perdidos y lucha interna por no perder el control. (Bandcamp, Spotify, Apple Music)

5. THICK – 5 Years Behind (Epitaph)

Lo siento pero estas listas no pueden estar completas sin una buena banda para subir el volumen y gritar. De esas, he escuchado muchas este año. Las THICK destacan en particular porque suenan como las sobrinas millenial de las Sleater-Kinney. Tienen ese sonido rockero de la costa oeste pero le añaden una sensibilidad pop y un rango amplísimo para el trabajo de voces: desde el grito desgarrado hasta los agudos alargados de la balada. (Bandcamp, Spotify, Apple Music)

  1. Bad Moves – Untenable (Don Giovanni) (Bandcamp, Spotify, Apple Music)
  2. Gepe – ULYSE (Sony) (Spotify, Apple Music)
  3. Pedropiedra – Alo! (Quemasucabeza) (Spotify, Apple Music)
  4. Surco Viejo – Sueños de Ondas Lentas (A Tutiplen) (Spotify, Apple Music)
  5. Vistas – Everything Changes In The End (Retrospect) (Spotify, Apple Music)

Menciones honrosas: Marcelo Criminal – Momento de Auténtica Realidad, Ginebras – Ya Dormiré Cuando Me Muera, Jeff Rosenstock – NO DREAM

Listas de años anteriores: 2019, 2018, 2017, 2016,2015, 2014, 2013

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: